EnglishSpanish
BIENVENIDA
 

Los actuales patrones alimentarios, además de estar asociados a un mal estado de salud de la población a nivel mundial, también tienen consecuencias perjudiciales sobre el medio ambiente. El perfil de una alimentación saludable con bajo impacto medioambiental, se caracteriza por el consumo habitual de alimentos de origen vegetal, frescos y poco procesados, donde las frutas y hortalizas ocupan un lugar clave.

Los sistemas alimentarios deben ser capaces de proveer alimentos saludables, seguros y accesibles a la población, y en este enfoque, la producción y el consumo de frutas y hortalizas, además de contribuir a mejorar los hábitos alimentarios, juega un papel crucial en el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles.



Faltan 70 días para el Congreso

EL TIEMPO EN MADRID